martes, 25 de abril de 2017

BancoSol vela por formación integral

BancoSol arrancó el octavo año de su Capital Social, el programa de RSE de la entidad, centrado en la formación integral de las personas a través de la enseñanza de valores, nutrición, solidez emocional y trabajo en equipo. En los siete años de actividad, el programa Capital Social benefició a más de 329 mil personas de todas las edades en el territorio nacional y este año la entidad tiene como meta "ambiciosa” elevar el número hasta los casi medio millón. "Fuimos creados, esencialmente, con un fin social”, expresó Kurt Koenigsfest, el gerente general de BancoSol durante un evento deportivo y cultural en la ciudad de La Paz, con el que se inauguró el programa. Las actividades de Capital Social se engloban dentro de cinco programas sociales que buscan profundizar la inclusión financiera y fortalecen los lazos con la comunidad. Programas de formación La escuela de formación musical ClaveSol ahonda en la enseñanza técnica y, de igual modo, incorpora elementos de formación integral. Las escuelas de fútbol CopaSol reforzarán la metodología desarrollada durante la gestión de 2016 en las ciudades de La Paz y El Alto y la extenderán a Cochabamba. El programa CorreSol consolida su propósito de alentar la práctica del atletismo a través de tres carreras pedestres que se realizarán en El Alto, Cochabamba y Santa Cruz, para las que aún no hay fechas definidas. El Programa de Educación Financiera seguirá trabajando con niños, jóvenes y clientes del banco y buscará ampliar sus acciones a otros sectores de la comunidad. Por último, el programa de Donaciones Acciónsol se centrará en la asistencia médica de personas de escasos recursos mediante el pago de tratamientos e intervenciones quirúrgicas. Además, consolidará las alianzas estratégicas con la Fundación Techo, Yo soy mi primer amor, Aldeas Infantiles SOS y Plan Internacional para fomentar la igualdad de género y promover la generación de nuevas oportunidades en los sectores más vulnerables.

domingo, 23 de abril de 2017

Fundación BMSC seis proyectos en marcha

La Fundación Banco Mercantil Santa Cruz es una organización sin fines de lucro, cuyo objeto es contribuir al bien común y al desarrollo económico y social del país. Las actividades que desarrolla la entidad, se alinean a la misión, visión, objetivos y a la política de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) del Banco Mercantil Santa Cruz (BMSC). PROYECTOS EN EJECUCIÓN * Emprendedor “PUEDES CREER” El proyecto busca fomentar la educación superior, a través de becas para estudios universitarios para jóvenes en situación de vulnerabilidad, apoyando también sus necesidades mínimas de hospedaje, alimentación, transporte y salud para que hagan frente a sus estudios superiores con dignidad. En este sentido, en un esfuerzo conjunto entre la Fundación Banco Mercantil Santa Cruz (FBMSC) y la Universidad Católica Boliviana se creó la carrera de Técnico Universitario Superior en Gestión y Emprendimiento con menciones en tres áreas, servicios financieros y bancarios, comercio exterior y desarrollo empresarial. Esta carrera se viene desarrollando en la escuela de Productividad y Competitividad de la UCB. Este proyecto beneficia a jóvenes de todo el país concentrándolos para sus estudios en la ciudad de La Paz. * Entrenando valores La Fundación BMSC impulsa el desarrollo de las escuelas sociodeportivas en el país, implementadas por la Fundación Alalay con la metodología y marca de la Fundación Real Madrid. Son una propuesta de formación social basada en valores y habilidades para la vida, donde las estrategias se desarrollan a través del fútbol trabajando en cinco áreas que son: la social, educativa, físico-motriz, técnico-táctico y reglamentario; contribuyendo en su conjunto a una formación integral del niño, niña y adolescente. * Campañas gratuitas de cirugías El programa de cirugías gratuitas de manos beneficia a personas necesitadas, cuya condición económica no les permite realizarse una intervención quirúrgica tan esencial para una vida cotidiana y desempeño laboral dignos. A través de la Fundación SOS Mano Bolivia, con el decidido soporte de la Fundación BMSC, se realizan campañas de cirugías de mano a personas en situación de vulnerabilidad con problemas de malformaciones congénitas, secuela de quemaduras y traumatismos. Desde la intervención de la Fundación BMSC se realizaron 400 cirugías gratuitas en 369 pacientes. * Campaña con la Fundación DAVOSAN El Banco Mercantil Santa Cruz apoya hace 20 años a las damas voluntarias de la Fundación Davosan que están dedicadas a la asistencia social con carácter humanitario. El objetivo es proveer de medicamentos prescritos, proporcionar insumos y materiales para la realización de cirugías, dotación de prótesis y silla de ruedas y ayuda a los enfermos renales a poder realizarse su diálisis regularmente, entre otras actividades en beneficio de la sociedad. * Centavoluntario En la implementación de los diferentes proyectos, el BMSC ha tenido la satisfacción de cambiar muchas vidas, pero en la medida que avanza ha visto que todavía había mucho por hacer. Por ello, con el propósito de incrementar el número de beneficiarios de los programas de la Fundación BMSC, el Banco ha invertido en tecnología para desarrollar una plataforma tecnológica que permita a sus clientes, a través de todos sus canales de atención, donar a los diferentes programas de RSE que están en curso. El Centavoluntario es la persona que voluntariamente invierte sus centavos, su tiempo, para ayudar a la gente más necesitada. La suma de centavos y el apoyo de nuestros voluntarios nos permiten generar miles de sonrisas y esperanzas. * Centamaratón Es una jornada de recaudación de fondos que permite impulsar las recaudaciones y amplificar el impacto de los programas solidarios impulsados por el BMSC. Dicha jornada es desarrollada gracias al determinante apoyo de la red PAT.

Modelo de gestión la RSE no es nueva para los empresarios

“La Responsabilidad Social Empresarial (RSE), es una forma ética de gestión integral y voluntaria de la empresa, que busca la creación de valores económicos, sociales y medioambientales en su desempeño en los mercados, tomando en cuenta el interés de los accionistas, de los trabajadores, proveedores y clientes, asimismo, el bienestar de la sociedad y otros grupos de interés, para la construcción del desarrollo sostenible de Bolivia”, destaca la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) en una publicación. Bajo esta lógica, sostiene que la RSE no es una forma de gestión empresarial nueva. Sin embargo, durante los últimos años, el tema adquirió un mayor auge, ya que tanto empresarios como gerentes ahora están más conscientes y sensibles ante la verdadera magnitud de los problemas sociales. A pesar de que muchas empresas bolivianas –desde su nacimiento– ya tenían incorporado el concepto de ética empresarial en su misión, sólo hace poco más de siete años que el tema de la RSE está cambiando la manera de mirar los negocios en el país, y ha empezado a dar pasos grandes, señala un diagnóstico presentado el año pasado sobre el tema. Las empresas se han dado cuenta del plus de mejora que aporta la RSE y ha aumentado su preocupación impulsar iniciativas propias para conseguir el “Sello RSE”, que hoy es un “sello de calidad” que asegura que las empresas están “comprometidas” con el respeto al medio ambiente, la conciliación laboral y familiar, o la transparencia en la gestión, entre otras, y se ha constituido en un elemento de mayor competitividad. Con la finalidad de acompañar, promover y visibilizar lo que está haciendo el sector privado empresarial en materia de RSE, la CEPB creó la URSE el año 2015 una Unidad especializada en esta temática, con la asistencia técnica de la Oficina de Actividades para los Empleadores de la Oficina de la OIT para los Países Andinos. Rodrigo Agreda, secretario Ejecutivo de la CEPB, respeto a la creación de esta Unidad, señaló en ese momento que ésta “marcará un antes y un después en la ejecución y articulación de las acciones de RSE en Bolivia, dado que las empresas pioneras en este tema nos muestran muchas enseñanzas sobre la importancia ética de esta práctica para la sociedad”.

BCP Comprometido con el desarrollo

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es una práctica rutinaria del Banco de Crédito BCP desde hace más de una década y la concibieron originalmente como una herramienta que permite abarcar distintos ámbitos de acción, estrechamente vinculados con las actividades propias de una entidad financiera. La sostenibilidad de un programa de estas características está condicionada precisamente, a que su aplicación comprometa a las diferentes instancias que forman parte de la estructura de funcionamiento del Banco. ABC de la Banca El Banco de Crédito BCP fue pionero en la aplicación del programa ABC de la Banca, una iniciativa que se plasma hace más de 10 años a través de cuñas radiofónicas y videos sencillos difundidos en redes sociales y a través de la página web www.abcdelabancabolivia.com, elaborados en castellano e idiomas nativos, en los que de manera didáctica se orienta a los consumidores financieros y a la población en general con consejos simples, para darle mejor uso a su dinero y a los productos y servicios que ofrece el sistema financiero. Foro PYME El Foro PYME de apoyo a la pequeña y mediana empresa se realiza hace cinco años en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz, y desde hace cuatro años también en Oruro, Potosí, Sucre y Tarija. Se invita a pequeños y medianos empresarios experimentados y exitosos para que compartan su historia, aciertos y errores; de esa manera, se ha conseguido un proceso de asimilación de conocimientos que tiene como origen la práctica empresarial. En este período, se logró convocar a más de 10 mil empresarios de ocho ciudades del país y se cuenta con el apoyo de más de un centenar de ponentes. Agentes BCP Con el objetivo de promover la bancarización y la inclusión financiera en zonas que carecían de estos servicios, el Banco de Crédito BCP, en alianza con propietarios de tiendas de barrio y establecimientos comerciales similares, generan mensualmente más de 30.000 transacciones, a través de los más de 100 Agentes BCP en todo el país, donde el vecino puede acceder a servicios financieros básicos, de una manera más inclusiva y cercana. Billetera móvil Si alguien quiere realizar una transferencia de dinero desde su celular puede hacerlo gracias a la Billetera Móvil, es dinero electrónico que se transforma en efectivo para superar una emergencia. Este servicio no requiere tener un smartphone o conexión a Internet. Operación Sonrisa Se debe mencionar, asimismo, actividades complementarias, vinculadas al trabajo realizado por los Voluntarios BCP, que desde hace 11 años aportan con entusiasmo y esfuerzo al éxito de la campaña Operación Sonrisa, orientada a recaudar fondos para la fundación, que trae a Bolivia médicos internacionales especializados en la realización de cirugías de labio fisurado y paladar hendido. Adicionalmente, el banco traslada a todos los niños a la ciudad de Santa Cruz, donde se realizan las operaciones, y por su parte realiza los aportes económicos necesarios para la sostenibilidad del programa. En Bolivia, se han atendido más de 3.600 pacientes de todo el país, a través de 35 misiones, ayudando a devolverles su sonrisa. Comprometidos con la comunidad El Banco de Crédito BCP, adicionalmente al programa de RSE que desarrolla, atiende diversas actividades y necesidades de índole social, salud, cultural y crisis. Sólo para mencionar algunas, apoyó a la realización de varias actividades culturales, que le valieron un reconocimiento por su respaldo al arte, y cuenta con procesos certificados de reciclaje de desechos electrónicos para sus equipos computacionales y cajeros en desuso. A través de Voluntarios BCP, apoya –desde hace 11 años– la campaña Operación Sonrisa. En este tiempo, se han atendido más de 3.600 pacientes, ayudando a devolverles la sonrisa.

Fotografía La Fundación VIVA convoca a concurso

La Fundación VIVA, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, Conservación Internacional Bolivia y el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz lanzaron la convocatoria para la 7ma versión del Concurso Nacional de Fotografía de Especies Bolivianas en Peligro de Extinción. Bajo el eslogan “No se puede amar lo que no se conoce”, los organizadores buscan difundir la existencia de las especies endémicas del país y crear conciencia sobre su protección. Es importante destacar que como incentivo a los fotógrafos nacionales, este año cada premio –de las cinco categorías convocadas– se incrementó de $us 1.000 a $us 1.500. Asimismo, las fotografías ganadoras servirán para ilustrar más de 10 millones de tarjetas prepago de VIVA, que se convertirán en portadoras de un mensaje gráfico que apela a la conciencia de los bolivianos para conservar ejemplares únicos de la fauna local. El concurso consta de cinco categorías: cuatro dedicadas a animales en peligro de extinción: el Pejichi (Priodontes maximus), el Anta (Panthera Onca), Colibrí (Metallura aeneocauda) y el Bufeo o Delfín de Río (Inia boliviensis) que se repite año a año por ser la especie adoptada por la Fundación desde 2008. La quinta categoría corresponde a fotografías de un área natural del país, en este caso el Lago Titicaca. “Este concurso es muy importante para nosotros porque busca informar sobre las especies que tenemos en nuestro país, los riesgos que corren y sobre todo, qué debemos hacer para protegerlas”, señaló la directora Ejecutiva de la Fundación VIVA, Claudia Cárdenas, quien destacó que esta iniciativa se realiza por séptimo año consecutivo y que forma parte del compromiso de la Fundación con la conservación del medio ambiente. Desde hace siete años, 18 especies bolivianas en peligro de extinción y seis áreas protegidas fueron retratadas gracias al concurso. Más de 6.500 fotografías participaron en anteriores versiones. La Fundación VIVA recibirá las fotografías, cada participante deberá incluir obligatoriamente el nombre completo del autor, número de documento de identidad, teléfono de contacto vigente, ciudad de residencia, dirección de domicilio y aclarar la categoría o categorías en las que participa. El correo habilitado para el envío de fotografías e información es fundacionviva@nuevatel.com Las fotografías se empezaron a recibir desde el miércoles 29 de marzo y la fecha límite de recepción es el martes 8 de agosto del presente año. Es importante mencionar que los interesados pueden participar en todas las categorías, sin limitación en cuanto al número de fotografías enviadas. El concurso está abierto a fotógrafos aficionados y profesionales. Las cinco fotografías ganadoras serán premiadas con $us 1.500 en efectivo y exhibidas en más de 10 millones de tarjetas prepago de VIVA. Bases del concurso Para que las fotografías ingresen al concurso deben contar con las siguientes condiciones: - Ser propias del remitente. - Haber sido tomadas en territorio boliviano. - Incluir las coordenadas de ubicación de dónde se tomó la imagen y/o datos sobre la zona. - Ser enviadas con resolución mínima de 300 DPI, en alguno de los siguientes formatos: RGB, JPG, RAW o NEF. Las fotos deben ser remitidas por correo electrónico a la dirección: fundacionviva@nuevatel.com incluyendo la siguiente información sobre el autor/a de la/s fotografía/s: - Nombre completo. - Número de documento de identidad. - Teléfonos de contacto vigentes. - Ciudad de residencia y dirección de su domicilio. - Categoría/s en las cuales participa. Para más información, los interesados pueden visitar la página de la Fundación VIVA en Facebook www.facebook.com/FundacionViva o el portal web www.fundacionviva.org

RSE en cifras siete áreas de acción

Del porcentaje de empresas en Bolivia que afirmaron hacer Responsabilidad Social Empresarial (RSE), el Observatorio de RSE de la Federación de Entidades Empresariales de Cochabamba pudo determinar cuáles son las principales áreas de impacto con base en los datos de al menos 200 empresas de cinco departamentos del país: Cochabamba, Chuquisaca, Tarija, Santa Cruz y La Paz. Según los resultados publicados el pasado año, existe un importante porcentaje de concentración (16 por ciento) en las áreas de la Educación, el cuidado del Medio Ambiente y Cambio Climático, así como en el de las Buenas Prácticas Laborales, como una de las principales áreas de aplicación entre las siete priorizadas; en segundo lugar está el área de Salud, éstas tienen mayor aceptación en nuestro medio, debido al nivel de carencias latentes en la población. “Existen aún muchas discrepancias en el estilo de vida de ciertas comunidades, especialmente en áreas rurales y muchas de nuestras empresas ejecutan sus programas en función de las necesidades detectadas, mediante estudios particulares, previamente analizados y evaluados internamente”, enfatiza el reporte. En menor grado también se distinguen, acciones en Asuntos Generacionales y de Género con un porcentaje aproximado del 8 por ciento, prestando principal atención a niños, mujeres y adultos mayores; en Gestión del Conocimiento, promoviendo la innovación; Arte y Cultura, descubriendo nuevos talentos; promoción de Derechos Humanos; Negocios Inclusivos, asegurando el bienestar de las familias que intervienen en la cadena de suministro; e Inclusión Financiera, gestionando financiamiento al sector productivo del país, en ese orden. Asimismo, destaca el reporte, respecto a la participación de las empresas en el estudio, se observa una intervención de más del 55 por ciento en Medio Ambiente y Cambio Climático, un 55 por ciento en el área de Educación, Buenas Prácticas Laborales y Salud, con un porcentaje mayor al 53 por ciento, respectivamente. El área de Salud es el de mayor interés y va muy relacionada con Asuntos generacionales y de género, ambas con 39 por ciento y 28 por ciento, respectivamente. Los Negocios Inclusivos son de alto interés para empresas productoras, manufactureras e industriales, el área de Derechos Humanos llama a la atención y la Gestión del conocimiento del personal interno con las bases para una sociedad equilibrada. Se puede afirmar que las empresas, en su mayoría, están enfocadas en diversos programas de forma simultánea, muchas veces en función de la capacidad de acción, área de influencia y del impacto que generan con la actividad principal en las comunidades aledañas. Otro dato importante que arroja el estudio es el referido a las razones principales por las que las empresas no emprendan acciones de RSE. Aparece como la primera razón el “poco conocimiento técnico” en materia de RSE; como segunda, la falta de asesoramiento en este tema (asesoramiento relacionado al alcance del impacto y a los beneficios obtenidos tanto para la empresa como para el público externo, al ejecutar estos programas); una tercera razón, con la misma relevancia que la mencionada, es la “falta de recursos económicos” para poder implementar estas acciones. Otra razón, no menos importante, es la “falta de la inclusión de RSE en la política organizacional”, cuestión que es de suma importancia para alcanzar el éxito en la implementación y los objetivos planteados desde el inicio. Otra de las razones, se relaciona a la “falta de interés de la alta dirección para incorporar esta cultura al interior de la organización”. En el estudio realizado, se requirió que las empresas califiquen las potencialidades que poseen para poder integrar las acciones de RSE en sus operaciones. Los resultados fueron los siguientes; Un porcentaje bajo de empresas (13 por ciento) encuentran como una potencialidad la adecuada difusión de las acciones realizadas en RSE. Al contrario, una gran cantidad afirma no realizar ningún tipo de difusión o en caso de realizarla, no es de la calidad que esperan. Las empresas que sí difunden sus actividades desean poder llegar con esta información a una mayor cantidad de población, mediante otros medios ya sean impresos, audiovisuales, radiales o con el uso de la tecnología (páginas web y redes sociales). Las áreas de preferencia para trabajar las acciones de RSE son las Buenas Prácticas Laborales, el Medio Ambiente y Cambio Climático y la Educación.

La RSE una ventaja competitiva

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) dejó de ser concebida únicamente como el agente indispensable en el ciclo económico para generación de salarios y tributos, para convertirse hoy por hoy en un agente social que trasciende intereses económicos, publicó ayer el portal digital de El Diario de Colombia. El artículo agrega que las empresas empezaron a comprender y analizar que el ser humano es el factor más importante de éxito en el mercado, que los trabajadores no son un activo más, sino seres humanos, dentro de una sociedad. A su vez, sostiene que la empresa se desarrolla en un entorno social y que ese entorno está compuesto por personas, pertenecientes a una comunidad y que la actividad de la empresa las influye directamente, que las fronteras de la empresa van más allá de la construcción que delimita su edificación y que el impacto que genera se ve reflejado en el medio ambiente, proveedores, accionistas, gobierno, clientes, familias empleados, comunidad, colaboradores, etc. Dicha responsabilidad debe ser asumida en primera instancia por los directivos de las empresas para ser contagiada a toda la organización. Porque lo más importante es ser consciente de la realidad que supone la responsabilidad de la empresa, es que la empresa como agente social tiene el potencial de ser transformadora de sociedad y el bien común. Niveles de la RSE En la sociedad, la RSE se manifiesta en diferentes ámbitos, ésta puede ser expresada en acciones públicas o privadas de cada individuo, en el desarrollo de las familias y grupos sociales, organizaciones civiles e instituciones políticas, en el Estado y en sus políticas públicas. De acuerdo a los alcances que tenga en el escenario o mercado, se desarrolla en: Responsabilidad básica o global: Esta responsabilidad proviene del simple hecho de la existencia de la empresa en la sociedad y el cumplimiento de normativas y acciones que aseguren el bienestar de ésta. De esta manera, las empresas se encargan de las consecuencias de sus acciones en su entorno, medioambiente y en las personas, haciéndose cargo y asumiendo responsabilidades en los efectos que causen por el desarrollo de sus operaciones. Responsabilidad institucional o de las organizaciones: En este sentido las responsabilidades parten por las empresas y la relación que sostienen con todos aquellos que se ven involucrados en sus acciones y actividades en forma directa. Por lo que frente a esta responsabilidad, la empresa deberá acceder y estar dispuesta a dar cuenta de sus acciones a su entorno inmediato, como es su comunidad interna, proveedores y accionistas. Elementos en la creación de la RSE * Voluntariedad. El desarrollo de las acciones de RSE debe ser voluntario por parte de las empresas, basándose en la idea central de que las mismas son organizaciones que responden a criterios éticos de comportamiento, los cuales son moldeados día a día en su interacción con el entorno, conformando un cultura ética empresarial adecuada a las realidades, exigencias y requerimientos de los llamados grupos de interés o “stakeholders”. * Identidad y Sostenibilidad La RSE debe ser necesariamente entendida como un esquema integral de responsabilidades compartidas entre todos los actores que concurren en la actividad empresarial, quienes conforman una compleja red de relaciones y de valores en cada uno de los eslabones de la cadena de valor. * Relación con los “grupos de interés” Los cambios generados a nivel internacional en el entorno de negocios han desplazado el enfoque tradicional de la empresa basada en los accionistas (“shareholders”) por el enfoque de los grupos de interés (“stakeholders”), bajo el cual se asume que las empresas no rinden cuentas única y exclusivamente a sus accionistas, sino que también deben tomar decisiones compartidas con todos los actores sociales de su entorno: Empleados, proveedores, gobiernos nacionales y regionales, clientes, consumidores y organizaciones sociales, entre otros, concluye el artículo.