lunes, 13 de febrero de 2017

Valorarse apuesta por la RSE y la sostenibilidad

Dos mujeres emprendedoras fundaron la primera consultora especializada en responsabilidad social (RSE) y sostenibilidad del país, Valorarse, para enfrentar las demandas regulatorias y exigencias ambientales y sociales del país. La firma brinda una serie de servicios organizados en cuatro pilares: consultoría y asistencia técnica, comunicación, desarrollo y fortalecimiento de capacidades, e investigación y difusión de conocimientos. Para brindar este apoyo profesional, la consultora presenta una metodología basada en el trabajo en equipo, la labor en red, la innovación y la generación de oportunidades para mujeres profesionales que desean equilibrar el trabajo y la familia. IMPACTO. Este respaldo ayuda a las empresas a elaborar reportes de sostenibilidad, a tener una buena reputación social y ambiental, a alcanzar el éxito más allá de los resultados financieros y a destacar su compromiso con el mejoramiento de la sociedad. “Promovemos la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas en las estrategias de sostenibilidad de nuestros clientes”, sostiene la nueva firma boliviana en su página www.valorarse.com.bo. Valorarse cuenta hoy con un experimentado equipo multidisciplinario guiado por las fundadoras de la consultora: Cecilia Campero Iturralde y Carolina Linares Vera.

viernes, 10 de febrero de 2017

Responsabilidad Social Empresarial

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) también llamada Responsabilidad Social Empresarial (RSE) o inversión socialmente responsable, se define como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido. El sistema de evaluación de desempeño conjunto de la organización en estas áreas es conocido como el triple resultado.

La responsabilidad social corporativa va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas, dando por supuesto su respeto y su estricto cumplimiento. En este sentido, la legislación laboral y las normativas relacionadas con el medioambiente son el punto de partida con la responsabilidad ambiental. El cumplimiento de estas normativas básicas no se corresponde con la responsabilidad social, sino con las obligaciones que cualquier empresa debe cumplir simplemente por el hecho de realizar su actividad. Sería difícilmente comprensible que una empresa alegara actividades de RSE, si no ha cumplido o no cumple con la legislación de referencia para su actividad.

Bajo este concepto de administración y de gestión se engloban un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresariales que persiguen un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental. Los antecedentes de la RSE se remontan al siglo XIX, en el marco del cooperativismo y el asociacionismo que buscaban conciliar eficacia empresarial con principios sociales de democracia, autoayuda, apoyo a la comunidad y justicia distributiva. Sus máximos exponentes en la actualidad son las empresas de economía social, por definición empresas socialmente responsables. (Tomas, 2003, red).

El concepto de responsabilidad social empresarial tiene diversas acepciones, dependiendo de quién lo utilice. Las más holísticas y progresistas hacen referencia a que una empresa es socialmente responsable, cuando en su proceso de toma de decisiones valora el impacto de sus acciones en las comunidades, en los trabajadores y en el medioambiente e incorpora efectivamente sus intereses en sus procesos y resultados.

APOYO A LAS EMPRESAS

RSE apoya a las empresas bolivianas a ser protagonistas fundamentales en el desarrollo de nuestra sociedad adquiriendo un compromiso social, ético y medioambiental al mismo tiempo que, desarrolla un importante “capital social”.

Este trabajo permite realizar una observación y análisis detallado de una organización; en su desarrollo describe la situación inicial y documenta los puntos conflictivos y percepciones externas e internas que pueden ser fuente de conflicto.

Los expertos analizan el material recabado e identifican los puntos clave hacia los que se deben dirigir las definiciones, a fin de presentar un informe de las posibles estrategias a seguir para corregir y mitigar los conflictos.

CÓDIGO DE CONDUCTA

Con esta finalidad de trabaja en una organización, donde desarrolla un Código de Conducta en el que se expone una serie de principios, valores y líneas de acción que una institución se compromete a seguir, referente a sus relaciones con los trabajadores, la sociedad y el medioambiente.

PROGRAMAS DE RSE

Una organización requiere de un programa de RSE para desarrollar planes de acción que respondan a las necesidades de su organización el cual incorpora recomendaciones para implementar un plan de trabajo de forma sustentable y herramientas necesarias para dar inicio y continuidad a las distintas actividades y su posterior monitoreo, y evaluación de resultados.

PRINCIPIOS DEL PACTO GLOBAL

Con esta intención se promueven procesos de colaboración con las organizaciones para elaborar un informe que cumpla con los diez principios del Pacto Global de la ONU, integrándolo a sus estrategias y operaciones, de esta manera una organización asume voluntariamente el compromiso de implantar estos principios en sus actividades cotidianas y rendir cuentas a la sociedad de forma transparente.

CLIMA LABORAL

Este trabajo permite realizar un estudio del clima laboral de una organización, para de esta manera, medir el nivel de satisfacción y por tanto la productividad de su organización analizando escalas de evaluación orientadas a sus objetivos institucionales.

SOSTENIBILIDAD

Plantea un sistema de asesoramiento y guía para las organizaciones durante el proceso de definición y construcción de su Memoria de Sostenibilidad, distinguiendo políticas generales (expresan los comportamientos que pueden expresarse por parte de cualquier partícipe de la organización) y políticas de servicios (expresar la calidad del comportamiento que la organización requiere de su personal manteniendo niveles mínimos de calidad en el servicio).

PROTECCIÓN DE LA NIÑEZ

Es un área que apoya a la protección de la niñez, midiendo el trabajo de menores de 14 años en cualquier actividad o área, así también con el control de los proveedores y servicios terciarizados respecto al trabajo infantil, valorizando, las iniciativas productivas de la organización para eliminarlo, apostando por una niñez protegida.

TRABAJO FORZOSO

Con este servicio también se ayuda a una organización a establecer parámetros que indiquen que realiza actividades “Libre de Trabajo Forzoso” y de esta manera asegura que sus servicios brindados, no sufren de trabajo forzoso por parte de su personal, valorizando las iniciativas preactivas que su organización toma para luchar en contra del trabajo forzado.

LIBRE DE DISCRIMINACIÓN

El servicio también ayuda a medir la ausencia de todo tipo de discriminación en su organización (género, discapacidad, edad, creencias o religión, origen étnico) en el reclutamiento, selección, remuneración y trato del personal verificando si su organización toma mecanismos efectivos para la eliminación de todo tipo de discriminación.

DISTINTIVO DE RSE

El trabajo también permite dar fe de que una organización ha adoptado una política de responsabilidad social a través de la cual se incrementan acciones orientadas a reafirmar su compromiso como empresa socialmente responsable participando activamente en el desarrollo de programas para todos los grupos de interés, mediante una evaluación de su programa de RSE.

SU HISTORIA

En el siglo XIX, algunos empresarios industriales en Europa y en los EEUU se preocuparon por la vivienda, el bienestar y la caridad de sus empleados. Por otro lado, aparecen agrupaciones que consideraban poco ético lucrarse con productos perjudiciales para la sociedad, como venta de tabaco, alcohol, entre otros y aparecen también movimientos contrarios a esas agrupaciones.

En el siglo XX, con el desarrollo del Estado de Bienestar, el sentimiento filantrópico se volcó en relaciones formales integrales dentro de las instituciones; cuando hasta entonces el único objetivo empresarial había sido aumentar la productividad y los beneficios económicos.

Aunque la expresión RSE surge entre los 50-60 en EEUU, no llega a desarrollarse en Europa hasta los 90, cuando la Comisión Europea utilizó el concepto para implicar a los empresarios en una estrategia de empleo que generase mayor cohesión social, puesto que en la sociedad europea había cada vez más problemas en torno al desempleo de larga duración y la exclusión social que eso suponía. Más tarde, en 1999, el secretario general de la ONU durante el Foro Económico Mundial de Davos, pidió al mercado mundial que se adoptasen valores con rostro humano.

Lo cierto es que desde los años noventa, este concepto ha ido cobrando fuerza y evolucionado constantemente, tras la llegada de la globalización, el aceleramiento de la actividad económica, la conciencia ecológica y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Hay ciertos organismos de carácter internacional que se encargan de delimitar, en lo posible, el concepto teórico de la RSC, cuyas directrices sirven como orientación para las empresas que se deciden a transitar por este camino.

Existen otras entidades e iniciativas nacionales con una especialización en el tema de la RSC, que están contribuyendo de forma determinante a la creación y difusión de una cultura responsable, entre las organizaciones que forman el tejido empresarial de cada país.

Como documento decisivo acerca de la RSC en Europa, destaca el llamado libro verde europeo sobre esta. El artículo 116,17 de la ley francesa sobre nueva reglamentación económica del 2001, incluso impone la obligación jurídica a las empresas, de informar acerca de sus acciones de índole social.

En 1999 y como iniciativa de Kofi Annan (entonces secretario de las Naciones Unidas), se lanzaron una serie de iniciativas las cuales identificaron lineamientos o principios que debían ser considerados por las empresas, para contribuir al desarrollo de la sociedad, comunidades y los mercados.

PRINCIPIOS

Las medidas establecidas en esta iniciativa involucran temas de derechos humanos, laborales, del cuidado al medio ambiente así como medidas anti-corrupción, temas que abarcan los “Diez Principios” con que cuenta el Pacto Mundial.

Si bien las empresas no se encuentran obligadas de forma jurídica alguna a la implementación y seguimiento de dichos principios, son lineamientos aspiracionales que dentro de su gestión, operaciones u estrategias, deben de tomar en cuenta para actuar y cumplir dentro de un marco de Responsabilidad Social Empresarial establecido a nivel mundial.

RESPONSABILIDADES ÉTICAS

- Servir a la sociedad con productos útiles y en condiciones justas.

- Crear riqueza de la manera más eficaz posible.

- Respetar los derechos humanos con unas condiciones de trabajo dignas que favorezcan la seguridad y salud laboral y el desarrollo humano y profesional de los trabajadores.

- Procurar la continuidad de la empresa y, si es posible, lograr un crecimiento razonable.

- Respetar el medio ambiente, evitando en lo posible cualquier tipo de contaminación, minimizando la generación de residuos y racionalizando el uso de los recursos naturales y energéticos.

- Cumplir con rigor las leyes, reglamentos, normas y costumbres, respetando los legítimos contratos y compromisos adquiridos.

- Procurar la distribución equitativa de la riqueza generada.5

- Seguimiento del cumplimiento de la legislación por parte de la empresa.

- Mantenimiento de la ética empresarial y lucha contra la corrupción.

- Supervisión de las condiciones laborales y de salud de los/as trabajadores.

- Seguimiento de la gestión de los recursos y los residuos.

- Revisión de la eficiencia energética de la empresa.

- Correcto uso del agua.

- Evaluación de riesgos ambientales y sociales.

- Supervisión de la adecuación de la cadena de suministro.

- Diseño e implementación de estrategias de asociación y colaboración de la empresa.

- Implicar a los consumidores, comunidades locales y resto de la sociedad.

- Implicar a los empleados en las buenas prácticas de RSE

- Marketing y construcción de la reputación corporativa.

viernes, 28 de octubre de 2016

Responsabilidad social ambiental

El medio ambiente se ha convertido en uno de los puntos de responsabilidad social más cuidados por las empresas. Y es que si no cuidamos de nuestro planeta, las consecuencias pueden ser devastadoras. Por eso es fundamental concienciarnos y concienciar a los que nos rodean de la importancia de los pequeños gestos, aquellos que aunque pequeños, tienen un gran impacto.

Al alcance de nuestras manos está el aplicar y enseñar a las siguientes generaciones a reciclar, a utilizar menos papel, a llevar bolsas de tela al supermercado…, porque nuestro ejemplo es sin duda la mejor didáctica. Y si estas buenas prácticas las trasladamos al sector empresarial, nos encontramos con las políticas de responsabilidad social ambiental, que son su manual de actuación para cuidar el planeta. Es la conciencia colectiva para mejorar el mundo.

La responsabilidad social ambiental es el compromiso que adquieren las compañías para preservar y cuidar el medio ambiente. El objetivo es evaluar todos los recursos naturales que la empresa utiliza para la creación de sus productos o servicios, como el agua, la energía eléctrica o las materias primas que se utilizan para el embalaje, por ejemplo.

El interés de las empresas por el medio ambiente está muy relacionado con las demandas de los consumidores. Cada vez es más común que sus clientes sean personas con conciencia ambiental, es decir, que tienen un estilo de vida en el que se preocupan por el medio ambiente y al realizar sus compras cotidianas exigen que los productos o los servicios que requieren se acoplen a su forma de pensar y de vivir.

Una estrategia se centra en el área comercial y empresarial y hace referencia a los procesos de creación de los productos. La finalidad es poner en marcha las medidas oportunas para no dañar al medio ambiente y comercializar un producto o un servicio final que no cree ningún tipo de contaminación, que no genere desperdicios y que se haya creado optimizando recursos. La otra estrategia se centra en el área social, es decir, se promueven iniciativas para concienciar a su personal interno y a sus clientes externos de la necesidad de proteger y cuidar el medio ambiente.

Conseguir un mundo más sostenible y más cuidado es tarea de todos. Cada uno en la medida de nuestras posibilidades y de nuestra responsabilidad, empezando por nuestra vida cotidiana y contagiando el respeto por el medio ambiente.

sábado, 22 de octubre de 2016

Pioneros de la Responsabilidad Social Empresarial en Bolivia

Si bien la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un concepto que se introdujo de manera formal al país hace poco más de 10 años, documentos que guarda el Archivo de La Paz revelan indicios sobre esta práctica al interior de las empresas ya desde el siglo pasado.

Algunos años antes de la Revolución Nacional de 1952, las grandes empresas que funcionaban en La Paz realizaron actividades de RSE en respuesta a las demandas de sus trabajadores, un sector social en crecimiento. Debían demostrar su capacidad de adecuarse a los pedidos de la modernidad.

En un estudio realizado por los historiadores Ana María Lema y Roger Mamani, en conmemoración a los 130 años de Cervecería Boliviana Nacional (CBN), se devela la importancia del aporte social de esa empresa en el transcurso de la historia del país.

"La RSE es parte del ADN de CBN. Desde hace más de 70 años que encara acciones en favor de la sociedad boliviana”, afirma el gerente institucional de CBN, Ibo Blazicevic.

Compromiso con los trabajadores

Basado en textos escritos en 1948, el estudio de Lema y Mamani establece datos de mediados del siglo XX. Señala que en esa época, el Gobierno impulsó la construcción de viviendas obreras "con el propósito de abaratar la vivienda y hacer que los trabajadores vivan en habitaciones confortables, dotadas de servicios modernos”.

"Los trabajadores siempre han sido y serán el activo más valioso de la empresa; gracias a ellos y la incasable labor que ejecutan a diario, CBN se ha mantenido en un lugar privilegiado dentro del país y del mundo”, manifiesta Blazicevic al hablar de las políticas internas de RSE de la empresa.

En 1944, CBN inauguró una escuela nocturna para los hijos de sus trabajadores en los predios de la fábrica, que se convirtió en la escuela Hugo Ernst en 1959. Cinco años después, adquirió los títulos definitivos de propiedad de un terreno ubicado en la esquina Echeverría y Chuquisaca de la ciudad de La Paz. Ahí se construyó un nuevo edificio destinado al comedor para el personal, la escuela, enfermería, locales de descanso y de recreo, además de la oficina para el sindicato.

En la década de 1960, los trabajadores de CBN se adjudicaron los terrenos de la familia Camacopa, que era propietaria de gran parte de lo que ahora se conoce como Villa Copacabana y construyeron allí sus viviendas. Por muy buen tiempo la zona fue conocida como Sector Cervecero.

En 1966, la empresa textil SAID adquirió un terreno en la meseta de Pampahasi, para 50 lotes. Otras empresas como CBN y Samapa, y hasta la Policía, poblaron ese sector con viviendas para sus trabajadores; además, les siguieron fábricas como Soligno, Forno, Fanace y la fábrica de vidrios.

Las inversiones de estas empresas no sólo desembocaron en el crecimiento de la ciudad de La Paz, sino sobre todo en la mejora de la calidad de vida de sus trabajadores.

Un trabajo seguro

La investigación de Lema y Mamani detalla vestigios de la RSE en medio de la Segunda Guerra Mundial. El régimen nazi en Alemania forzó a que muchos judíos y otras personas opuestas a esa ideología geopolítica escapen no sólo de ese país, sino hasta de Europa, antes y después de la ocupación germana de países como Polonia, Francia y Bélgica, entre otros.

Como resultado de la situación tensa en Europa, llegaron a Sudamérica muchos inmigrantes de origen alemán. CBN abrió sus puertas a numerosos ciudadanos alemanes, católicos, evangélicos, protestantes y judíos, entre otros, quienes encontraron una fuente de trabajo y, en muchos casos, un hogar.

Los casos de Irwin Krotoschin Cohn, Franz Ludwig Hilb Levy y Norberto Ulrich Glass Matske resaltan por este hecho. Todos ellos llegaron al país entre 1939 y 1940, eran inmigrantes judíos o israelíes que escaparon del régimen nazi y llegaron a trabajar en la cervecería.

Krotoschin y Ludwig eran técnicos cerveceros, pero Glass no contaba con una especialidad, lo cual demuestra que no sólo personal capacitado fue recibido en la empresa en aquella época.
La libre participación de los trabajadores en luchas de reivindicación laboral y social durante la Revolución del 52 es rescatada por los historiadores:

"Con un grupo de trabajadores, Lechín marchó al arsenal de la plaza Antofagasta y allí obtuvo 200 fusiles viejos y algo de munición. Se dirigió a la Cervecería, luego a las fábricas SAID y de vidrios. El grupo que le seguía creció a unas 200 personas, la mayoría obreros, con dirección a la plaza Murillo, donde ingresó cantando el Himno Nacional”.

De aquel pasado queda la esencia. "Todo trabajador que llega a la empresa recibe las herramientas necesarias para desarrollar su trabajo con eficiencia, además encuentra la oportunidad de una capacitación constante, que le permite crecer a nivel profesional y personal”, destaca Blazicevic.

"La historia de la empresa es indisociable de la historia del país, no sólo en el plano económico, sino también político”, define el estudio de Lema y Mamani. Tanto los propietarios, los socios y los trabajadores de la empresa fueron sensibles a la evolución de la coyuntura histórica del país en un siglo XX marcado por los cambios profundos en la sociedad y en el Estado bolivianos.

De alguna manera, CBN -en sus distintos componentes- acompañó el desarrollo de la historia nacional en los hitos más representativos de la historia del siglo XX. Este jueves 20 de octubre, se cumplirán 130 años de la huella cervecera en el país.




El enfoque actual de RSE de CBN

El programa de RSE de Cervecería Boliviana Nacional se enfoca en tres pilares: consumo responsable, medio ambiente y comunidad. Desalienta el abuso de alcohol, mediante campañas y programas de prevención como: "Consumo Responsable”, "No le vendemos alcohol a menores de edad” y "Si bebes, no conduzcas”, entre otras.

En mayo, por primera vez, se capacitó a 800 vendedores de la entrada del Gran Poder en venta responsable y se les dotó con un carnet que los acredita. En junio, en El Alto, se entrenó a 400 vivanderas, en Santa Cruz a 200 y en La Paz, por segunda vez, se llegó a 600. En total, 2.000 vendedores en vía pública fueron capacitados.

CBN hizo grandes inversiones en el desarrollo de Plantas de Tratado de Efluentes (PTE), además del programa de reciclaje "CBN se viste de verde”, con el cual buscan reciclar subproductos y residuos durante eventos masivos.

Con una inversión de más de 18,5 millones de dólares, CBN instaló siete PTE, las cuales permiten la reutilización de agua.

El apoyo que da a la educación, la salud y el deporte es coordinado con el Estado. En 2012, CBN y el Viceministerio de Deportes firmaron un convenio denominado "Juntos por Bolivia”, con el fin de preparar a 10 deportistas denominados Tunkas (diez en aymara) para las olimpiadas de 2016, construir canchas de césped sintético y apoyar los Juegos Estudiantiles Plurinacionales con la dotación de balones.

Hace 42 años apoya a la unidad educativa José Luis Johnson en Santiago de Huari (Oruro), que cuenta con 400 estudiantes. Paga la dotación del inmueble, los salarios al plantel de docentes, servicios básicos, materiales y mantenimiento.

Construyó la Casa del Adulto Mayor, en el municipio de La Guardia, Santa Cruz. En agosto de 2014 entregó el Centro de Salud Warmi Wasi, en la zona Taquiña Norte, Cochabamba. En 2015, donó tres incubadoras al Hospital de la Mujer de La Paz.



viernes, 21 de octubre de 2016

Unicef lanza campaña llamada HeroesRSE

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef hizo el alzamiento de su nueva iniciativa que consiste en la campaña denominada HeroesRSE, indicó Sunah Kim Suh, representante de Unicef para Bolivia.

El objetivo principal de la iniciativa es "incentivar a las empresarias y empresarios a comprometerse con los derechos de la infancia y adolescencia", sostuvo Sunah para que su vez promuevan políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en su contexto, en su empresa. Del mismo modo, invitó que los empresarios tengan el coraje y la visión estratégica de tomar posiciones positivas para la niñez y adolescencia
En la conferencia de prensa presentaron a cuatro empresarios que se animaron a ser heroesRSE: Pablo Bedoya del Banco Nacional de Bolivia; Ronald Casso de Boliviana de Aviación, Rocío Paz de Farmacorp y Pablo Guardia de Tigo

jueves, 8 de septiembre de 2016

Cadexco distingue a Unilever por sus programas de RSE y sus exportaciones



La Cámara de Exportadores de Cochabamba (Cadexco), en el marco de sus 33 años de vida, premió a las empresas que se destacaron en el rubro. Es el caso de la empresa Unilever, que recibió la distinción de mayor exportador de valor relativo por sus programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), y el segundo lugar en las exportaciones del rubro de productos de la industria química y sus derivados.

La premiación se desarrolló en el Gran Hotel Cochabamba, contó con la presencia de autoridades del departamento y el empresariado cochabambino, además de invitados especiales, que compartieron una velada inolvidable.

La empresa Unilever abastece al mercado boliviano desde hace más de 20 años con productos de marcas reconocidas como: Omo, Surf, Skip, Cif y Puma; en Cuidado Personal con Dove, Lux, Sedal, Rexona, Axe, Pond´s, Tresemmé, Pepsodent, St. Ives, Clear, Impulse y Lifebuoy y Alimentos con reconocidas marcas como Hellmann´s, Ri-K, Maizena y Knorr.

Unilever cuenta con una planta en Cochabamba, es un complejo productivo que integra tres subplantas. Es la primera y única planta en el país que cuenta con el premio a la excelencia TPM, emitido por el Instituto Japonés de Mantenimiento de Plantas (JIPM), promoviendo la mejora continua y la excelencia de los procesos productivos de la compañía.


lunes, 1 de agosto de 2016

“El Estado debe dar ejemplo de Responsabilidad Social Corporativa”

La doctora española Beatriz Palacios, especialista en Responsabilidad Social Corporativa (RSC), inauguró en Sucre las “Jornadas Doctorales en Gestión Empresarial”, que constarán de 17 conferencias y proseguirán en los próximos meses bajo la organización de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca. Nueve doctorantes de las áreas económica empresarial, ciencias sociales y humanas, biotecnología y biomedicina, participan en este que es un doctorado inédito y gratuito.

Palacios, que dictó clases durante una semana en la capital del país, atendió a CAPITALES en la siguiente entrevista en la que explica por qué le parece necesaria la implantación de la RSC en toda empresa pública y privada, y no solamente grande, sino también mediana, pequeña y microempresa. Además, se refiere al tema del comportamiento del consumidor.

En general, ella invita a empresas a que tomen conciencia en el tema de la RSC, y a docentes e investigadores que estudien y ayuden también a las compañías, “que haya un vínculo entre Universidad y empresa porque esto puede ayudar también a la localidad”.

CAPITALES. ¿Por qué cree usted que una empresa debe aplicar la Responsabilidad Social Corporativa (RSC)?
Beatriz Palacios (BP).- En primer lugar da una imagen positiva, y eso provoca una ventaja competitiva con respecto a los competidores. Porque la RSC es una acción voluntaria por parte de las empresas que está relacionada con los ‘stakeholders’: clientes, empleados, accionistas, comunidad local, la sociedad en general, etc.
Entonces, el hecho de que la empresa esté aportando —de forma voluntaria, no exigida por la ley porque, si no, no sería responsabilidad social—, con ayudas y acciones para colaborar con los distintos stakeholders, me parece que eso ya le da un prestigio, le da imagen, los mismos empleados están más contentos, mejora el clima laboral, mejora la relación con la sociedad.
Ha habido estudios que han analizado y comprobado que eso es cierto.

C. Usted, cuando habla de estos temas, ¿recomienda algunas acciones concretas?, ¿cómo llevamos a la práctica la RSC?
BP. La idea en Sucre es, en primer lugar, sensibilizar al público: profesores, estudiantes y empresarios, porque es verdad que en algunos países todavía no se ha instalado la RSC.
Viendo que el tejido empresarial aquí es de pequeñas y medianas empresas, que, ante todo, hagan un autodiagnóstico, porque muchas empresas hacen acciones de responsabilidad social y no saben que las están haciendo. Entonces, sería bueno que si las están haciendo, que las comuniquen porque es imagen para la empresa. En segundo lugar, que empiecen con pequeñas acciones, tan sencillas como, internamente, la instalación de sensores de movimiento de luz para que ahorren energía o formación a los empleados. Externamente, hay muchas acciones; podría ser, por ejemplo, el patrocinio de un equipo de fútbol de niños o una cena benéfica para algún colectivo necesitado.

C. ¿Es decir que la formación de los empleados es parte de la RSC?
BP. Así es. Los empleados deben ver lo que se está haciendo; o sea, esto debe partir de la cúspide, de la alta dirección; luego, que los empleados estén enterados y participen.

C. Una actividad extralaboral como por ejemplo deportiva, ¿es también considerada como dentro de la RSC?
BP. Claro, claro que sí, todo lo que mejore el clima laboral y sea voluntario por parte de la empresa.

C. Eso lo hacen muchas empresas y probablemente no sepan o no lo comunican...
BP. Hay dos variables que clasifican las empresas en si practican y comunican. Entonces, están las ‘empresas peceras’, que están aisladas del entorno, que son las que no practican y no comunican; las ‘empresas comprometidas’, que sí practican pero no comunican porque, o no saben que están haciendo acciones de responsabilidad social o sencillamente no le dedican tiempo a comunicarlo.
Luego están las ‘empresas estratégicas’, que son las que practican y comunican. Y finalmente, las ‘empresas marketing’, que son aquellas que no practican pero sí comunican.
En este último caso, dicen que hacen responsabilidad social y lo hacen simplemente para llevarse una buena imagen, pero no la practican.

C. Esto implica dinero, es decir, la empresa tiene que destinar una parte de sus utilidades para la RSC, ¿verdad?
BP. Más que dinero, implica tiempo. Es verdad, en algunas culturas, según la filosofía empresarial, lo que quieren es beneficio a corto plazo y la responsabilidad social no obtiene beneficio a corto plazo, sino a largo plazo. Es verdad que requiere un esfuerzo, requiere concienciación, empezando por ejemplo con los clientes internos, con los empleados; requiere tiempo para relacionarse con los distintos grupos de interés.

C. Pero tiene un costo…
BP. Obviamente tiene un costo mínimo, por ejemplo en el caso de la instalación de los sensores, eso tiene un coste, pero a la larga la reducción de la luz puede suponer más que la instalación. O sea, depende de las acciones que se lleve a cabo: la preparación de una cena benéfica supone un coste, pero luego la imagen que transmite a la sociedad… y el consumidor hoy en día está más concienciado con las empresas que ayudan a un colectivo o al medioambiente, pues, luego tendría recompensa. Claro, no es a corto plazo.

C. Respecto a este tema, ¿cómo está España y cómo ve a América Latina, en general, y a Bolivia en particular?
BP. De forma general yo creo que la responsabilidad social se está implantando de buena manera; es decir, cada vez son más las empresas que están implantando y llevan a cabo la RSC como parte de su estrategia de negocio. Al principio, debido a los recursos y capacidades, lo llevaban a cabo las grandes empresas. Lo que pasa es que ahora están saliendo muchas herramientas que permiten a las Pymes implantarlo.
Mi opinión es que yo creo que necesitan más el apoyo de organismos públicos, que hagan también la responsabilidad social y que sean un ejemplo para la Pyme. Si la Pyme no ve que el organismo público está haciendo algo de responsabilidad social…

C. Entonces, ¿también considera que debe haber responsabilidad social en las instituciones públicas, no solo en las empresas privadas?
BP. Claro, la responsabilidad social se puede implantar en empresas públicas y privadas, en empresas nacionales e internacionales, en grandes, pequeñas, medianas y microempresas; o sea, no tiene un límite, se puede implantar en cualquier institución.

C. Pero el Estado tiene que dar el ejemplo.
BP. Exacto.
C. ¿Y a Bolivia y a Chuquisaca, especialmente, cómo las encuentra con relación a la RSC?
BP. La verdad es que he estado trabajando con los alumnos del doctorado en este tema y ellos están muy motivados; hemos estado haciendo varias investigaciones en cuanto a la implantación de la RSC. Por ejemplo, un grupo se centró en los bancos de Bolivia y se ve que la mayoría de los bancos llevan a cabo acciones pero no las comunican, a través de un informe de sostenibilidad y colgadas en sus páginas web.
Otro de los resultados que se ha obtenido a través de ese estudio es que no todos los bancos llevan acciones para las tres dimensiones (la económica, la social y la medioambiental) que abarca la RSC de una forma equilibrado. Se centran mucho en lo social. Es lo que hemos podido averiguar a través de ese estudio.

En el ámbito académico hemos hecho también otro estudio, la base de datos SciELO, que es abierta para los profesores, y tampoco es que haya mucha investigación sobre la RSC aquí en Bolivia.
Y otro trabajo que se ha llevado a cabo ha sido el de la percepción que tienen los estudiantes sobre la RSC en la Universidad. Y, aunque da positivo, es en bajo nivel. Entonces, yo creo que a través de esas investigaciones que se están preparando para que se publiquen, se podrán sacar mayores luces al respecto.

C. ¿Qué nos puede decir del comportamiento del consumidor?
BP. Del comportamiento del consumidor lo que yo he venido a hablar aquí en el doctorado es de los factores que influyen en la compra del consumidor. Factores externos como puede ser la familia, los grupos o incluso la cultura, y esto nos ha venido muy bien ya que yo vengo de España y los participantes son de Bolivia, y hemos podido comparar comportamientos totalmente diferentes.
C. ¿Son muy diferentes?
BP. Pues, en cuanto a la forma de comprar, de divertirse, todo eso conlleva comportamientos distintos. Incluso en el horario de comida: nosotros comemos allá a las dos de la tarde, ellos comen aquí a las 12:00. Al cenar a las seis y nosotros cenar a las nueve de la noche, pues nosotros disfrutamos más del día que ellos. O sea, son diferentes comportamientos pero todo ello adaptado a la cultura del país.
C. ¿Y en cuanto a los factores internos?
BP. Que los hemos estado estudiando. Factores internos como la motivación y la actitud.
C. El consumismo y el mercantilismo, como parte del fenómeno de la globalización, unifica de alguna manera a todos los países. Hay como una voracidad por el consumo, ¿o no es así?
BP. El patrón es el mismo en todos lados, el consumidor compra, reconoce un problema, evalúa las distintas alternativas que tiene, selecciona, compra y luego hace una evaluación postcompra. El patrón es el mismo, lo que no son las mismas son las actitudes, las motivaciones, las culturas; entonces, eso influye. A la hora de elegir un vehículo, a lo mejor en un país se tienen en cuenta unos factores que en otro país no. Pero el patrón es el mismo.
C. Desde su óptica profesional, ¿se puede decir que un país es más consumista que otro o simplemente varían las formas de ese consumismo?
BP. Yo creo que varían las formas de consumismo, más que un país es más consumista que otro. Pero, influye tanto el nivel de renta de cada país como otros factores; obviamente, si el nivel de renta de Argentina, por ejemplo, es mucho más elevado que el de Bolivia, el consumo también va a ser más elevado. Está todo relacionado.

• La Dra. Beatriz Palacios Florencio es profesora del Área de Marketing en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y profesora visitante en diversas universidades españolas y extranjeras.
• Está especializada en dos áreas de investigación complementarias, relacionadas con la docencia y con el marketing de servicios y, en especial, es experta en Responsabilidad Social Corporativa (RSC) dentro del sector turístico.
• También es autora y revisora de artículos científicos de revistas nacionales e internacionales